Un informe publicado en la revista Chronic Obstructive Pulmonary Diseases reveló que la detección de cáncer pulmonar mediante tomografía computarizada (TC) también puede detectar otras afecciones graves relacionadas con el tabaquismo, como por ejemplo enfermedades cardíacas, osteoporosis y enfisema.

Los médicos especialistas de esta área consideran que la detección de cáncer de pulmón es una forma efectiva para identificar tumores malignos en etapas más tempranas y más tratables. Ahora, este nuevo estudio sugiere que las tomografías computarizadas de baja dosis de los pulmones también podrían mejorar el diagnóstico y el tratamiento de otras enfermedades relacionadas con el tabaquismo.

Si bien el cáncer pulmonar mata a cientos de miles de fumadores cada año, la mayoría de ellos muere a causa de otras enfermedades relacionadas con el tabaquismo, como ataque cardíaco, evento cerebrovascular y enfermedad pulmonar obstructiva crónica“, detalló la doctora Elizabeth Regan, profesora asociada de medicina en National Jewish Health, en Denver (Estados Unidos) y autora principal de la investigación.

Con relativamente poco trabajo adicional, las tomografías computarizadas de baja dosis utilizadas para la detección de cáncer de pulmón ayudarían a identificar enfermedades cardiovasculares, enfisema u osteoporosis no detectadas previamente“, indicó la experta.

Para el estudio, Regan y sus colegas revisaron más de 4,000 tomografías computarizadas de detección de cáncer pulmonar. Los pacientes tenían entre 55 y 80 años con un historial de tabaquismo de más de 30 años. Los científicos revisaron los escáneres para detectar calcificación de la arteria coronaria, que es evidencia de enfermedad cardíaca, enfisema y osteoporosis.

En general, se encontraron signos de enfermedad cardíaca, enfisema u osteoporosis en el 77% de los pacientes. En el 25% de los pacientes, se encontró enfermedad cardíaca no detectada anteriormente, así como enfisema no detectado en el 7% y osteoporosis no detectada previamente en el 46%.

Los pacientes con diagnósticos recientes de dichas enfermedades tuvieron más probabilidades de sufrir problemas graves en los seis años posteriores, dijeron los autores.

Por ejemplo, cerca del 7% de las personas con un nuevo diagnóstico de enfermedad cardíaca sufrieron un ataque cardíaco o evento cerebrovascular en los siguientes cinco años, aproximadamente un 50% más que las personas sin enfermedad cardíaca. Más de cuatro de cada 10 con un nuevo diagnóstico de osteoporosis sufrieron fracturas vertebrales en los años posteriores, alrededor del doble que las personas sin osteoporosis.

Y cerca del 35% de las personas con enfisema recién diagnosticado sufrieron neumonía o exacerbaciones de los síntomas pulmonares en los años siguientes, un poco más que las personas sin enfisema, mostró el informe.

Con la detección temprana y el tratamiento adecuado de estas enfermedades, podríamos esperar reducir las muertes relacionadas con ellas de manera razonable, mejorar la función y la calidad de vida, y reducir el riesgo de fracturas“, destacó el doctor Jay Finigan, autor principal del estudio y director médico del programa de detección de cáncer pulmonar en National Jewish Health.

Creemos que es posible obtener un enorme valor agregado al analizar todavía más las tomografías computarizadas de detección de cáncer pulmonar para estas otras enfermedades relacionadas con el tabaquismo“, añadió Finigan.

 

Vía: Health Day News