Un nuevo estudio publicado recientemente en la revista Stroke, sugiere que los adultos jóvenes y de mediana edad que sufren trastorno de estrés postraumático (TEPT) tienen un mayor riesgo de desarrollar un evento cerebrovascular (también llamado infarto cerebral o derrame cerebral).

Para el trabajo, investigadores estadounidenses analizaron datos médicos de más de 1 millón de militares veteranos que sirvieron en Irak y Afganistán. Su edad oscilaba entre los 18 y 60 años, y dos tercios eran caucásicos.

De ellos, el 29% había sido diagnosticado con TEPT. Ninguno había sufrido previamente un derrame cerebral o un miniderrame cerebral (también conocido como ataque isquémico transitorio o AIT).

Durante 13 años de seguimiento, 766 veteranos tuvieron un AIT y 1,877 tuvieron un evento cerebrovascular isquémico, que es causado por un bloqueo del flujo sanguíneo hacia el cerebro.

Los veteranos con TEPT tuvieron un 62% más de probabilidades de sufrir un derrame cerebral, por lo que el estrés postraumático aumento el riesgo más que los factores conocidos, como la obesidad y el tabaquismo. También mostraron el doble de probabilidades de sufrir un AIT, lo que aumentó el riesgo más que la diabetes y la apnea del sueño.

Incluso después de tomar en cuenta los factores de riesgo conocidos para evento cerebrovascular, los trastornos de salud mental (como la depresión y la ansiedad) y el abuso de drogas y alcohol, los investigadores descubrieron que los veteranos con TEPT todavía tuvieron una probabilidad 61% mayor de sufrir un AIT y un 36% más de probabilidades de tener un infarto cerebral que los veteranos sin TEPT.

El vínculo entre el TEPT y el evento vascular cerebral fue más fuerte en los hombres que en las mujeres. Además, los veteranos con TEPT mostraron más probabilidades de desarrollar hábitos poco saludables, como tabaquismo y sedentarismo, los cuales aumentan el riesgo de evento cerebrovascular.

Estudios previos han demostrado que el TEPT incrementa el riesgo de enfermedad cardíaca y de infarto cerebral en adultos mayores, pero los autores dijeron que este es el primer estudio que identifica un vínculo entre el TEPT y el riesgo de AIT y evento cerebrovascular en adultos jóvenes y de mediana edad. Estos grupos han registrado un aumento considerable en los derrames cerebrales durante la última década, subrayaron los investigadores.

El evento cerebrovascular tiene un impacto devastador en los pacientes jóvenes y sus familias, muchos de los cuales luchan para hacer frente a la discapacidad a largo plazo, a la depresión y a la pérdida económica durante sus años más productivos“, comentó Lindsey Rosman, autora principal del estudio y profesora asistente en la división de cardiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill (Estados Unidos).

Entre el 10% y el 14% de los eventos cerebrovasculares isquémicos ocurren en adultos de entre 18 y 45 años, y realmente no tenemos una buena comprensión sobre los factores de riesgo de evento vascular cerebral en este grupo de edad“, agregó la experta.

El TEPT afecta aproximadamente al 30% de los militares veteranos de Estados Unidos. Si bien esta investigación se centró en dicha población, alrededor de 8 millones de adultos estadounidenses padecen TEPT, que puede manifestarse cuando alguien ve o experimenta un evento traumático, como agresión sexual, violencia armada, combate militar o un desastre natural.

El TEPT no es solo un problema de soldados veteranos, es un problema grave de salud pública“, destacó Rosman.

Los médicos deben estar conscientes de que las condiciones de salud mental como el TEPT son cada vez más comunes entre los jóvenes y pueden afectar su riesgo de infarto cerebral, indicó.

Nuestros hallazgos plantean preguntas importantes sobre si el reconocimiento temprano y el tratamiento exitoso del TEPT pueden prevenir o disminuir la probabilidad de desarrollar un derrame cerebral en aquellas personas expuestos a la violencia, el trauma y la adversidad severa“, concluyó Rosman.

 

Vía: Health Day News