El curso, organizado conjuntamente por el Instituto Carlos Slim de la Salud, el Instituto Nacional de Medicina Genómica y el Broad Institute, contó con ponentes de Boston y México y se habló de enfermedades metabólicas, cardiovasculares y neurológicas, así como de inflamación pulmonar y cáncer. El Dr. David Kershenobich, médico por la Facultad de Medicina de la UNAM, con especialización en Medicina Interna y Gastroenterología en elInstituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” y en hígado en el Royal Free Hospital de Londres en donde obtuvo el doctorado en Medicina, impartió la Conferencia Magistral “Farmacogenómica y antropología”.

La farmacogenómica trata de aprovechar los recientes conocimientos que existen sobre el genoma humano para diseñar fármacos y desarrollar tratamientos a medida del paciente y de sus defectos genéticos. Actualmente se considera que los pacientes son un conjunto homogéneo y que, por consiguiente, los medicamentos eficaces y bien tolerados en unos pacientes lo serán también para otros, lo que resulta en una importante morbilidad y mortalidad en pacientes, así como un aumento en el costo de la salud.

La farmacogenómica es una innovadora área de investigación de reciente desarrollo y es importante que tanto los médicos, como las autoridades sanitarias y las empresas farmacéuticas empiecen a cambiar la mentalidad para permitir el avance de una medicina más personalizada. El objetivo del curso no sólo fue informar, sino también servir como foro de discusión sobre cómo México puede beneficiarse de esta nueva disciplina y cuáles serían los pasos a seguir.

El objetivo principal del curso, fue difundir el conocimiento sobre esta nueva línea de investigación. La expectativa es que haya un gran número de médicos que no sólo obtengan la información sino que también se interesen por esta nueva forma de tratar a los pacientes. La farmacogenómica servirá para optimizar el rendimiento de los fármacos y evitar efectos secundarios.

La mayoría de los ponentes son médicos que también son investigadores, por eso, el objetivo segundo de este curso, fue lograr que los médicos asistentes se interesen más por la investigación genómica para dar mayores alternativas a los pacientes.

Lo ideal sería poder acercar el mundo de la investigación y la práctica de la medicina para que se logren mejores tratamientos para los pacientes.